Es el año 2044. La falta de recursos naturales, el cambio climático y la crisis financiera han hecho del mundo un lugar poco agradable para vivir y es